Dungeon Petz: reseña

portada dungeon petz vlaada chvatil

Roleman
Los diablillos de mi familia ya no tienen trabajo. El señor de la mazmorra ya no necesita de sus servicios.


Hypeman
A mí me pasa igual…


 

Mman
Estamos como vosotros.


 

Cman
Y nosotros. ¡Poder diablillo! ¡Trabajo para los diablillos! ¡Basta de explotación! ¡Si trabajo en tu mazmorra, al menos págame y que me dé para una gorra!


Mman
Con esas consignas no vas a ninguna parte.


 

Roleman
Cierto. Lo que tenemos que hacer es autoemplearnos.


 

Hypeman
¡Mi familia de diablillos abrirá una tienda de mascotas monstruosas!


 

Roleman
¡Y la mía!


 

Mman
¡Eh! Yo había pensado eso también.


 

Cman
Yo iba a mandarlos a trabajar para otro señor de la mazmorra, pero todo sea por competir, ¡hoy abro Mascotas Monstruosas de Competitiveman!


Mman
Egocéntrico.


 

Roleman
Y así es el planteamiento de una partida de Dungeon Petz. Cada jugador representa a una familia de diablillos que trata de conseguir que su tienda de mascotas monstruosas alcance la mayor reputación en el pueblo.


Cman
Casualmente, había cuatro tiendas para alquilar, así que todos los jugadores empiezan con una con espacio para cuidar a cuatro mascotas y… bueno, una caquita:


La tienda inicial limpita. Tendría que haber una cacola ahí.

La tienda inicial limpita. Tendría que haber una cacola ahí.

Mman
Donde poder guardar a sus mascotas, mirad que monas:


 

Bsbsbs... gatito serpiente... ven bonito, ven.

Bsbsbs… gatito serpiente… ven bonito, ven.

Cman
Pero no os dejéis engañar, detrás de esta apariencia de ojos grandes y componentes divertidos se encuentra un eurogame de esos de tirarse de los pelos: necesitarás de todo y no podrás conseguirlo.


Mman
La primera parte de cada turno consiste en subdividir a tus diablillos y monedas en grupos cuyo valor va a depender del número de diablillos y monedas. Esta decisión ya es compleja. ¿Hago muchos grupos pequeños o pocos grupos grandes?


Hypeman
¡Muchos grupos pequeños! ¡Así podré escoger más acciones!


 

Mman
Cierto. Estos grupos se hacen para luego mandarlos a la ciudad con la mecánica de colocación de trabajadores. Pero claro, los grupos grandes van primero. Si haces grupos grandes escogerás las acciones que quieras… pero menos.


Hypeman
¡Grupos grandes entonces! ¡Quiero a conseguir a Pajaroto!


 

Pajaroto, es herbívoro, hace magia y juega. La buena vida.

Pajaroto, es herbívoro, hace magia y juega. La buena vida.

Cman
En realidad, cada turno hay una manera óptima de hacer los grupos, basándote en el número de diablillos y monedas que tengan tus rivales, por el número de casillas de interés sobre el tablero para ti, las acciones pasadas de tus rivales y un poco de incertidumbre por el futuro. La fórmula en mi cabeza es así:

Tamaño medio de los grupos de diablillos = nº de diablillos y monedas totales de tus rivales X nº de casillas de interés / tamaño medio de los grupos de diablillos de los rivales a lo largo de la partida + nº de mascotas adorables que deseas conseguir ^2 – 2 (si juega Hypeman) +- 3.


Mman
Deja de fliparlo. En fin, una vez hechos los grupos, los jugadores los van mandando por orden de prioridad (los más grandes primero) a las distintas casillas del tablero para conseguir cosas varias.


Roleman
Y bueno, hay que tener en cuenta que los grupos que hagas no pueden tener monedas solas. Las monedas solas no van a trabajar a la ciudad.


Hypeman
Ese chiste viene en el reglamento.


 

Roleman
En serio, el reglamento es divertidísimo. Además de las reglas trae joyitas como esta intercaladas por todo el texto.


Mman
¿Dónde estábamos? ¡Ah, sí! ¿Qué puedes ir consiguiendo en las casillas? Por ejemplo, comida…


Roleman
Para alimentar a tus mascotas. Las hay carnívoras, herbívoras y omnívoras. Bueno, en las expansiones y promocionales también hay mascotas que no comen, o que cambian sus preferencias o que se alimentan de sangre de diablillos.


Esta piraña es omnívora.

Esta piraña es omnívora.

Cman
También puedes adquirir artefactos, que otorgan beneficios.


 

Hypeman
O comprar las susodichas mascotas. O jaulas. O mejoras de jaula.


 

Una jaula mejor que la inicial. No tardará en llenarse de cacolas.

Una jaula mejor que la inicial. No tardará en llenarse de cacolas.

Mman
También puedes llamar a tus premohs (en mi casa los llamamos así), es decir, más diabillos para el próximo turno. O puedes hacer cola en el mercado para vender mascotas más caras. O sobornar jueces para las exposiciones.


Roleman
Es que este juego es la monda.


 

Cman
También puedes no mandar a los diablillos a ningún lado y dejarlos en la tienda. Allí podrán trabajar también, limpiando caquitas, jugando con las mascotas o ganándose unos euritos.


Roleman
Monedas de oro.


 
Cman
Lo que sea. El caso es que como veis, hay muchísimas decisiones que tomar: tamaño de grupos, número de grupos, mandarlos o no a trabajar, qué casillas utilizar primero, cuáles querrán los rivales más, etc.


Hypeman
Ya se me ha quemado el cerebro.


 

Mman
Una vez hecho esto, pasamos a la fase de necesidades de las mascotas. En nuestra tienda va a haber mascotas que requieren cuidados. Más cuidados cuanto mayores sean.


Hypeman
Déjame contar a mí las necesidades. Vienen representadas por cartas de colores que cogeremos según la mascota:


Este pequeño gólem tiene necesidades rojas y amarillas.

Este pequeño gólem tiene necesidades rojas y amarillas.

Hypeman
Cada color tiene necesidades variadas y cada uno tiene más probabilidades de representar a una necesidad concreta, pero puede salir de todo. Las necesidades son (nombres no oficiales): enfado, magia, comida, caquita, enfermedad y ganas de jugar.


Cartas de necesidad y poción.

Cartas de necesidad y poción.

Hypeman
Así que, por color en la mascota tendrás que asignarle una carta y cubrir esa necesidad. Así, si la mascota tiene hambre tienes que darle de comer y si no…


Mman
Se deprime.


 

Hypeman
Y si la mascota quiere jugar tienes que jugar con ella, porque si no…


 

Mman
Se deprime.


 

Hypeman
Y si enferma y tiene muchas caquitas en la jaula…


 

Mman
Se deprime.


 

Hypeman
Y que se depriman es malo. Aunque peor es cuando se enfadan mucho y la jaula no tiene suficiente fuerza para contenerlas…


Mman
Se depr… digo, se escapan.


 

Hypeman
O cuando hacen demasiada magia…


 

Mman
Le salen tentáculos o incluso les sale un hechizo de portal dimensional y se escapan.


Cman
Así que, dependiendo de lo que preveas que van a necesitar tus mascotas cada turno, vas a tener que escoger las acciones durante la fase anterior.


Mman
Pero ahí no acaban las decisiones difíciles. Cada turno, empezando por el segundo, va a haber una exposición:


En esta exposición se valora que jueguen y no mola que tengan caquitas o mutaciones.

En esta exposición se valora que jueguen y no mola que tengan caquitas o mutaciones.

Cman
Que sirven para conseguir puntos. Y se va a valorar ciertos aspectos de nuestras mascotas.


Mman
Y a partir del tercer turno van a venir compradores.


 

A este comprador le gustan las mascotas feroces y mágicas, pero no le gusta que sean juguetonas o estén deprimidas.

A este comprador le gustan las mascotas feroces y mágicas, pero no le gusta que sean juguetonas o estén deprimidas.

Cman
A los que les interesan ciertos tipos de mascotas y no otras.


 

Hypeman
Así que, además de tener en cuenta que las mascotas no se depriman, voy a tener que intentar conseguir que mis mascotas sean las idóneas para las exposiciones y para los compradores.


Roleman
Abrumador.


 

Mman
Y por último, durante la fase final de cada turno, pasa el tiempo: la carne y los vegetales que no hayas usado se empiezan a pudrir y las mascotas crecen (y por lo tanto se hacen más difíciles de cuidar y más valiosas).


Roleman
Y empieza otra jornada de trabajo en el pueblo.


 

Mman
Así hasta que pasen algunos turnos.


 

Cman
Pros y contras, ¿mascotas mías?


 

Hypeman
¡Está cuidado hasta el último detalle! Geniales componentes, desde las mascotas con forma de huevo hasta las caquitas. La gente, mientras explicas las reglas, ya sabe que los cubitos verdes son verduras y los rojos carne.


Roleman
La ambientación y temática, a pesar de lo eurogame que es, están logradas. El reglamento es una continua coña y hay muchas reglas graciosas. En concreto, hay una que dice que si una mascota de la parte superior de la oferta de mascotas pasa un turno sin que nadie la coja, al turno siguiente desaparece y… APARECE UNA FICHA DE CARNE EXTRA EN LA OFERTA DE CARNE. Jo…


Mman
Da una vuelta de tuerca a la mecánica de colocación de trabajadores. Además, la mecánica de las necesidades de las mascotas viene muy bien ilustrada en el tablero de cada jugador, por lo que podrás calcular lo que presumiblemente necesiten cada turno.


Cman
Aunque la interacción entre jugadores solo se refleje en la llegada a las casillas primero, es un juego realmente competitivo. Necesitarás de todo y los demás jugadores también. La competencia por los recursos es brutal.


Hypeman
Contras. Porque a todo hay que buscárselos. Como la temática es infantil y la mecánica es compleja, el juego cae en un nicho extraño. A los más eurogamers, les puede dar reparo coger cubos de caquita en vez de de trigo; y su temática puede atraer a los miembros más pequeños de la familia pero acabarán comprobando que no es moco de pavo.


Roleman
Las mascotas podían ser un poco más características, cuestión que ya cambian en la expansión.


Mman
Durante la división de los diablillos en grupos, a veces me parece que estoy en una situación de piedra-papel-tijera, así que puede acabar siendo una decisión azarosa.


Cman
He detectado en las partidas que he jugado que las mascotas se venden por unos precios muy distintos, dependiendo del comprador. Así, más de una vez, cuando se revelan los compradores de la última ronda aparecen algunos que si casualmente tienes las cartas adecuadas en la mano pueden hacer que ganes en un golpe de suerte. ¡Hubo una vez que se vendió una mascota por la friolera de 39 puntos!


Hypeman
Hace poco que ha salido la expansión Dark Alleys, que incluye más mascotas (con alguna cosa fuera de lo común: por ejemplo, un monstruo-ostra que caga dinero), nuevas casillas a las que ir, complementos para las mascotas y algunas cosas más. Pero claro, nosotros no la hemos probado todavía… qué pena.


Anuncios
Etiquetado , , ,

5 pensamientos en “Dungeon Petz: reseña

  1. ZeldaPotter dice:

    Madre mía, qué complejo…(eso sí, Pajarería de Transilvania rules…)

  2. […] Dungeon Petz también se merece que me desviva por él poéticamente: […]

  3. […] soy Mechman, y en dos sencillos pasos os voy a enseñar cómo no jugar al Dungeon Petz. Paso número 1: consigue una mascota carnívora y aliméntala a base de […]

  4. […] imagináis que se pudiese usar para generar nuevos juegos de Vlaada Chvátil? ¡Un juego de cuidar mascotas monstruosas que van en naves que se caen a cachos porque las atacan caballeros […]

  5. […] rolera, y una huida de mi trabajo como analista. Caos en el Viejo Mundo, Blood Bowl Team Manager, Dungeon Petz, BattleStar Galactica, Twilight Imperium REX, … juegos de ese palo. También soy jugón de […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: