Dungeon Petz: rimarreseña

Hypeman
Dungeon Petz también se merece que me desviva por él poéticamente:


 

“¡Oh, mi señor! ¡De la mazmorra no nos eches!
¡Si hace falta con los héroes nos damos de leches!”.
“Es inútil, mis lacayos, aquí ya no hay trabajo”.
“¡Entonces abramos una tienda! ¡Vaya idea! ¡Al tajo!”
Y así comienza nuestro periplo en el pueblo:
comprando un local viejo con nuestro poco dinero,
empezamos a cuidar las mascotas más monstruosas,
¿con cuál me quedo? ¿Cuál elijo? Son todas muy amorosas.
Debo pensar en la mejores candidatas para las exposiciones,
para ello tengo que tenerlas en óptimas condiciones:
no dejar que pasen hambre, no dejar que se aburran,
limpiar sus jaulas y que por los barrotes no se escurran.
Así crecerán felices, sanas, fuertes y bien alimentadas,
para que los compradores paguen por ellas una millonada,
y nuestra tienda sea la mejor de todo el poblado,
¡y así es como a Dungeon Petz habremos ganado!

Anuncios
Etiquetado , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: