Consumismo y juegos de mesa

Hypeman
¡Hola! Soy Hypeman. Seguramente me recordaréis de que hablo mucho en este blog sobre lo mucho que compro juegos y lo mucho que me gustan todos los juegos. Hoy, os diré qué me digo para sentirme bien y poder conciliar el sueño por la noche cada vez que pico y compro alguno más.


Mechman
Hypeman serio, ¡vaya novedad! ¡Venid todos! ¡Milagro!


 

Roleman
¿Mechman gritando? ¿Cómo es posible?


 

Cman
¿Roleman haciéndose preguntas?


 

Hypeman
Gracias por estropear mis quince minutos de fama.


 

Mechman
Vale, nos callamos. Cuéntanos, Hypeman.


 

Hypeman
Bueno, veamos, qué nervios, a ver si me salen las palabras. El consumismo aplicado a los juegos de mesa se puede ilustrar fácilmente cuando en un armario hay juegos precintados, juegos que has abierto para oler y has dejado ahí, juegos abandonados, juegos de una sola partida o expansiones de juegos que ya no usas. ¡Compramos más que jugamos! Y eso no está bien.


Roleman
Excepto para los vendedores.


 

Hypeman
El caso es que hay dos facetas de este consumismo que me parece lo hacen más sano y por lo tanto lo llevo un poco mejor. La primera es la de que un juego es una experiencia. Al igual que comprar una película o un libro, no lo hacemos por el objeto físico en sí (que también), sino porque se trata de experiencias. Cuando compras un juego no piensas en lo que te gustaría tenerlo, sino en lo bien que te lo vas a pasar jugándolo. Y, aunque no lo juegues más, lo cambies, lo regales o lo pierdas, en tu cabeza tendrás la experiencia de haberlo disfrutado.


Cman
Ay, que me emociono.


 

Hypeman
Y la segunda razón, para mí, la definitiva, es que, al contrario que muchas cosas de consumo, ¡los juegos de mesa no son casi nunca para nosotros solos! ¿Cuántas veces he pensado, antes de comprar un juego, “qué bien se lo va a pasar Competitiveman cuando lo pruebe”? O, “a Roleman le va a encantar este juego, me lo compro para que lo disfrute”, y ya, más navideño, “a mi familia le va a encantar jugar a esto cuando nos reunamos”. Los juegos son para compartir, que unido a lo anterior, ¡para compartir experiencias!


Roleman
¡Bravo! Aplausos, aplausos, viva Hypeman, ¡compremos! ¡Compremos!


 

Hypeman
Bueno, tampoco es eso, bien es verdad que muchas veces los compramos por tenerlos y otras tantas porque nosotros queremos jugarlo, no porque vaya a funcionar en nuestro grupo de juego (y de ahí que se queden en el armario). En fin, no son reflexiones demasiado profundas ni meditadas, pero en parte reflejan cómo hago para autoengañarme al comprar OTRO juego más.


Anuncios
Etiquetado

Un pensamiento en “Consumismo y juegos de mesa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: